Avisar de contenido inadecuado

17/08/2009

Sumergida,como el Guadina

Unas breves palabras para despedirme, aunque sólo sea de forma momentánea. He estado apartada de estos lares largo tiempo preparando unas oposiciones que finalmente he aprobado. Antes de nada,me disculpo por haber abandonado el sitio sin previo aviso,El 1de septiembre marcho a Piedrahíta como primer destino. Intentaré retomar mi escritura dsde allí, aunque no dispobpdré de conexión. Un...

{
}

28/01/2009

Ya estoy mudita.

Cómo avanza la ciencia. Ayer a estas horas dormía los efectos de una anestesia fulminante. Y hoy estoy en mi casa retomando el ritmo, aunque me tocará estar de baja una temporadita.

Es difícil permanecer callada. Tengo restringido el habla por unos días. Y me afano en sustituir la voz por la escritura.

Todos los folios me parecen pocos. No llego a plasmar todo lo que quiero decir. Los...

16/12/2008

"A nosotros nos gusta mucho"

"Ten, toma,

a nosotros nos gusta mucho".

A nosotros nos gusta mucho.

Y ese nosotros hace restallar cada

vena de su globo ocular

en una lágrima eléctrica contenida.

Como una limonsa

acepta en su plato

aquello que debía ser suyo.

"Nosotros" debería también ser ella.

Pero ella se ha convertido

en la extranjera de lengua peregrina,

en el pozo sin espejo,

en la macha negra

que...

12/12/2008

Palabras de Nube Roja.

Palabras traídas desde la Taberna Roja que espero nos hagan parar un segundo el reloj y pensar. Fueron pronunciadas por Nube Roja, jefe de los Sioux Oglala.

"¿Cómo se puede comprar el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una ideaextravagante. Si nadie puede poseer la frescura del viento, ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que ustedes se propongan comprarlos? Mi pueblo...

{
}

9/12/2008

La mima

Qué poco agradecidas son las paredes de los hospitales. Tiñen de un amarillo pasteloso el horrible olor a medicinas, horas de espera e impaciencia.

De tanto hablarle al mundo de las cosas que me pasan y siento, de aquello que hace daño o admirar lo realmente bonito, ha salido ahí, en las cuerdas vocales, una enorme a, una a mayúscula adherida. Ha quedado como vocal por defecto. Un día no pudo...

28/11/2008

¿Nieva en Gmail?

Imagino que muchos usuarios de gmail se habrán entretenido ya un ratito en personalizar los nuevos temas que Sr. Google ha puesto a su disposición. Algunos de ellos varían en función de las condiciones atmosféricas de un lugar concreto de la geografía.

Hoy mi gmail tenía esta apariencia, que me consta se dará muy pocas veces. Aquí reza un refrán : Nueve meses de invierno y tres de infierno,...

25/11/2008

Bienvenido, invierno.

Se agitan ahí fuera, tras mi ventana. Las copas de los chopos se enarbolan violentamente y tiritan al soplo del viento polar. Como brujas invocando a los espíritus se retuercen sobre sus propios troncos, se arquean, se estiran.

El cielo se viste, se desnuda, se vuelve a cubrir de densos nubarrones enjirolados. En su juego diabólico tapan y destapan al sol volviendo locas a nuestras pupilas, a...

11/11/2008

Vuelve a llover

Fina lluvia oscurece aceras y encharola cristales. Avenida vacía de gentes y de paraguas. Los coches se apelotonan en la calzada. El vapor de sus tubos se condensa al contacto con la fría humedad del ambiente. Los vehículos son grises, el asfalto es gris, la lluvia es gris, los semblantes están grises. Tras los parabrisas los ojos se fijan en el color del semáforo y los labios permanecen...

5/11/2008

Tuenti

Mira que somos básicos. Qué conscientes son de ello las empresas, qué bien lo explotan.

Se habían empeñado mis alumnos que me apuntara a eso del Tuenti. Llevaba dándoles largas ya varios meses. Pero me han cazado y ahí estoy metida, cotilleando fotos de sus botellones, de sus ligues y demás cosas de la edad.

Y hay que ver qué bien me lo hacen pasar. A veces nos olvidamos de que no son sólo...

4/11/2008

Rodin.

Una manta de cristales de hielo

asoma lenta, opaca y grisacea

sobre los tejados húmedos.

Aún no ha dado tiempo a que el sol

tibie el amanecer

y ya va a desaparecer tras los cirros invernales.

En las calles las estatuas de Rodin desafían la gélida humedad

con el bronce de sus desgarradores desnudos.

La osadía las ennoblece aún más.