Avisar de contenido inadecuado

Junio en Allá arriba.

4/06/2014

He vuelto a comprarme un libro de poesía.

 

Porque me llevaron de la mano a un nuevo rincón para mí. Una pequeña isla llena de estanterías donde una vuelve a sentirse niña y pude emocionarme con total libertad. 

El librero habrá pensado que soy una loca más. Menos mal...

Frente a una plaza de piedra cobriza, en una tarde de brisa templada, bajo un sol tranquilo de junio y al calor de la vorágine de...

29/06/2013

Baile de delfines

Recupero, Una fuerza brutal me empuja hacia arriba. Emerjo del agua y aspiro todo el oxígeno que hace años me faltó. Por fin desfilo ágil con los delfines por los que suspiré mientras me ahogaba.

Camino y siento vibrar todo a mi alrededor. Ha llegado, estoy viviendo aquello por lo que llevo 37 años ...

23/06/2011

No insistas

¿Se reaviva la quemadura?

La niña de Juan Ramón Jiménez murió con la piel rosada, en carne viva.Pero esta otra logró escapar al fuego.

Corrío el telón tras la espalda y comenzó una nueva película. Pasó la hora de esperar a la orilla a que llegara el tren oportuno. Es mejor moverse en otros medios. Está claro.

Yo no vuelvo a la estación. Ya pasé allí muchas horas. Me desangré...

17/06/2011

Anecdotario 16 junio 2011. Rutina del despertar.

Si meses atrás mis retinas absorvían la paleta más ricas de flores, aromas dulces y lentejuelas brillanes de rocío, hoy el verde se ha expandido como la esencia de un fuerte perfume, exhuberante, guardado para ocasiones especiales.

De mañana, temprano, las alondras llaman a mi sueño y me traen a la realidad. El sol entra directo por la ventana y baña mis sábanas de calor tibio.

Me levanto,...

29/09/2010

25 de junio de 2010

Intentaba concentrarme y salir mentalmente de allí, pese al sudor frío y a las lágrimas que resbalaban hasta empapar mi pelo.

Pasaban a mi lado y preguntaban con gesto de interés bien ensayado. A veces lograba esbozar una sonrisa y siempre un gracias. Su atención tenía efectos analgésicos.

Me creía valiente y frágil a la vez.

Tres horas después aparece con un uniforme azul metálico y unas...

8/07/2010

mercurio

Como un hachazo implacable

ha caído este mar de espinas

o la distancia

o el silencio.

 

Como un hachazo desencajado

que descarna poco a poco

que muerde poco a pco

el parque de juegos en que crecimos.

 

Como una mutilación violenta

resignada

que incapacita para crear.

 

He vuelto sin brazos

sin labios

sin telarañas en los lagrimales.

 

Cómo volver a salar el agua del...

17/06/2010

Anecdotario_17_junio_2010

Diez minutos sólo para sonreír, por fin, al sol, que hoy ha decidido aparecer.

Nos vamos despidiendo de los enanos con sorpresas en clase y actividades fuera de la rutina. Algunos son conscientes de que nos vamos, otros no...

Parece que cada palabra va a compañada de un poso de ... esperanza. ¿Volveremos a vernos? Dan ganas de quedarse con alguno de estos pequeños diablos. Sobre todo con...

11/06/2010

Me quedo sin palabras

Hace semanas que no puedo sentarme delante del ordenador a escribir¡¡ No tengo tiempo para todo!! (por suerte)

La tarea (más llevadera) de la preparación de clases se mezcla con un montón de actividades más.

Le sigo dando duro a mi birrueda. Esta semana las lluvias no me han dejado sacarla apenas. Y ahora mismo está ya en el taller para ver qué más da de sí ese motor monocilíndrico de dos...

20/06/2008

la gitanita

Esos bracitos pequeños, como alambres, sostenían sobre la cadera, balanza loca, el cestillo de flores por vender.

Iba la gitana por la gran avenida. De los canalones aún colgaban cables con bombillas navideñas.

"La piesnegros" la llamaban. Caminaba sobre las aceras pegajosas de alcohol derramado con sus pequeños piececitos morenos o sucios o duros. Meneaba su cintura como una maniquí. Manos...

11/06/2008

Ya era hora. ¡Ciclonudista en Valladolid!

¡Esta es nuestra carrocería! Gritaban a coro desnudos por las calles, montados y montadas en sus biciclos. Los timbres sonaban como campanillas. Algún coro respondía "¡Hijos de puta!", "¡Hippies!"

Y la pequeña manifestación seguía circulando pacífica por las céntricas calles de esta ciudad de mira estrecha.

Ya era hora de que alguien reivindicara apasionadamente un derecho, el uso de la bici...