Avisar de contenido inadecuado

Guerra

{
}

 TAGS:

Todo hacía predecir otro tórrido día de final de julio, de no ser por esas breves y difusas nubes vespertinas.

Calculé que se estallaría a las cinco de la tarde.

Mientras, nuestros quehaceres discurrían pesados bajo un cielo velado y un calor húmedo que apretaba el gaznate en cada bocanada. 

Poco a poco, el aire que acariciaba con suavidad pasmosa las pobladas ramas de los árboles pasó a balancearlas como arrastradas por una marea oceánica invisible. Pasaron a arrebolarse con pasión mientras el cielo se tupía de un gris ahogado, denso, casi nocturno.

Harry olisquea ajeno al rumor bronco que se acercaba.

Las primeras gotas de vanguardia abren el telón de agua que corría en dirección norte. El turbio cielo se debate entre el fuego del ocaso y el violeta huracanado de la tormenta. Los rayos se acercan y el lejano rugido, como de león cansado, se convierte en alarido cruel de fiera apocalíptica.

Harry gime y se enreda entre las piernas. Se altera y pese a lo magnífico del meteoro, salimos corriendo de allí.

La corriente de agua borra toda huella de paisaje. Sólo brillan las estelas inminetes del atroz bombardeo.

Disfruto del miedo y del sobrecogimiento. Harry me abraza y tirita.

Puertas y ventanas golpean quicios y marcos. Cortinas elevan sus vuelos como banderas blancas, suplicando el fin de la guerra.

La tregua es concedida.

Poco a poco la batalla se atenúa detrás de las montañas y las baterías de metralla suenan a ecos del pasado tras las montañas. Los árboles rinden sus hojas al peso de la lluvia ya extinta y las cigarras anuncian con su canto agudo y chillón tiempos de paz.

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Guerra

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.