Avisar de contenido inadecuado

Me quedo sin palabras

{
}

Con mi custom

Hace semanas que no puedo sentarme delante del ordenador a escribir¡¡ No tengo tiempo para todo!! (por suerte)

La tarea (más llevadera) de la preparación de clases se mezcla con un montón de actividades más.

Le sigo dando duro a mi birrueda. Esta semana las lluvias no me han dejado sacarla apenas. Y ahora mismo está ya en el taller para ver qué más da de sí ese motor monocilíndrico de dos tiempos. El lunes me dicen qué se puede hacer.  Y es que se acerca el veranito (aunque no lo parezca) y se avista viaje-ruta de varios días con grupo de moteros, así que me interesa poder adelantar con cierta agilidad, surcar bien el viento de cara y no quedarme atrás en las cuestas. La próxima semana empezaré a trabajar para el carnete de moto. A ver si puedo sacarlo prontito y poder subir de cilindrada.

Además se me aproxima el primer vuelo en parapente (si el tiempo mejora, claro). Aquí el que no se ha "tirado" alguna vez, no ha vivido la esencia de este sitio. Desde el Peña Negra, a 1909 metros, se realizan saltos donde a veces se sube hasta los ¡3000 metros!

En vista de que el año que viene empiezo karate, también estoy empezando a entrenar los movimientos básicos. ¡¡Anda que no voy a sufrir!!

Si me aplico, en dos años tendré el marrón y para el negro ya tengo entrenador dispuesto :o)

Y todo se entrelaza con el contacto con esta mi gente de aquí, que creo es lo mejor de todo con mucho.

Después de una vida eternamente casi solitaria, luchando contra los elementos y escasos momentos de bálsamo, tengo la sensación de haber llegado a algún punto donde todo discurre con dosis de felicidad que pocas veces he logrado soñar.

Y en 20 días se me acaba el sueño (probablemente para vivir otro quién sabe si mejor), pero de momento vivo la congoja del final. Mira que he hecho por no enraizar, por no sentir,... pero me es imposible no querer, no reír, no desear volver. Cuando me doy cuenta de que el reloj de arena casi ha agotado su hemisferio superior me tirita hasta la última fibra.

Reconozco cada rincón de este lugar, cada gente, cada colina, cada flor, cada ternero, cada callejuela. Y me siento enormemente privilegiada.

Sé que hoy escribo fatal. No se debe hablar de una emoción cuando se está viviendo, pero necesito desahogarla.

Mañana miraré el blog y empezaré a borrar palabras horteras. Pero eso será mañana.

Un beso para tod@s

{
}
{
}

Comentarios Me quedo sin palabras

hola guapa.
tu próximo destino será aún mejor porque tú has descubierto que la felicidad la buscamos nosotros y la podemos encontrar en cada paisaje, en cada cielo, en cada flor, en cada trozo de campo , en cada roca........ independientemente del lugar en el cual estamos.
me alegra muchísimo ver que eres feliz y de escribir fatal nada de nada.............
eres una mujer plena mi querida cumbre.........y de ahí siempre...... a seguir subiendo¡¡¡¡¡¡

besos¡¡
Es un post muy natural... y a veces es bueno desahogarse. Por cierto, de dónde sacas tiempo para tanta energía ¿?.
Saludos desde Valencia
Gracias a la dos por intervenir :)
Ya, Marlen. Si la teoría me la sé al dedillo, pero la práctica es muy diferente. En fin, todo se irá resolviendo sobre la marcha.
Hola Aghata.
Ya te digo yo que es natural natural, como la vida misma.
La energía... no sé, me viene. Provendrá de esa necesidad de conocer, de la curiosidad...
Un abrazo
Hoola ¿como va todo?.
Animo que cuando se acaba un sueño empieza otro, ademas seguro que tu puedes con ello como los autenticos guerreros, solo que tu caballo es diferente (y corre mas, jeje).
Abrazos
dragonerrante dragonerrante 22/06/2010 a las 17:26

Deja tu comentario Me quedo sin palabras

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.