Avisar de contenido inadecuado

Sin tele

{
}

Sin tele

Qué atareada estaba siempre.

A duras penas sacaba un rato para leer. Siempre que lo hacía era los minutos previos al sueño, entre cálidas sábanas que me inducían irremediablemente al más delicioso sopor.

El libro caía junto a la cama y sus hojas no avanzaban nunca. 

Ahora no tengo tele en casa. He decidido no tenerla. Insisten en regalarme una, con TDT, hiperplana, hiperligera, hiperagobiante, hiperabsorvente, hiperalienante...

No quiero, porque ahora sí tengo tiempo para leer.

No es que le dedicara mucho tiempo a la caja tonta. Si acaso alguna hora nocturna, pensaba que así desconectaría del ajetreo urbano. Erróneo plan.

Es verdad. Vivo menos informada.

Ya no sé si Fulana se ha implantado otro par de kilos de silicona, o si Fulano ha declarado su amor monetario por la famosa modelo aquella. Me ahorro presenciar los insultos naranjas y rojos, los amarillos y rosas.

Y ya estoy pensando preparar mi cueva contra el ataque electoral para el que quedan brevísimos meses.

Me llenaré de libros. Libros de ciencia ficción, libros de poesía, literatura alpinista, clásicos. Apuntalaré la puerta, las ventanas con libros. 

Y me iré a soñar con los cuentos que me cuentas.

{
}
{
}

Comentarios Sin tele

Hola Cumbre.



Me alegra leerte.

Yo so tengo tele, pero en casa soy la única que no la usa, si acaso las noticias o algún documental, o una buena peli de las de antes...



Me alegro que estés bien.



Un abrazo.
Anna Anna 12/10/2007 a las 07:06
Pero hemos perdido el juicio la mayoría y normalmente no nos conformamos con ver aquello verdaderamente interesante de la programación.
Por alguna extraña razón nos enganchamos al Tomate Tomate, al Fíjate qué me dijo, o al Gran Tongohermano.
Y mientras, los que llevan las riendas de este mundo hacen y deshacen a nuestras espaldas, mientras vemos la tele.
Un abrazo 

Deja tu comentario Sin tele

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.